sábado, 2 de diciembre de 2006

ENFERMEDADES VENEREAS

C
CANDIDIASIS

Ch
CHANCROIDE

G
GONORREA

H
HERPESGENITAL

I
INTRODUCCION
ACTITUDES Y CONSECUENCIAS

INTRODUCION
R
RIESGO PARA TODOS
S
SIFILIS
DEVASTADORA GUADAÑA
SIFILIS CONGENITA
SIFILIS TARDIA
SIFILIS LATENTE
SIFILIS SECUNDARIA
T
TRICOMONIASIS

V
VHI SIDA
ABRAZOS Y CARICIAS
MUJERES Y SIDA
SIDA Y NIÑOS DE LA CALLE
TRES DECADAS DEL SIDA

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO


INTRODUCION XE "INTRODUCION" XE "INTRODUCION"

Después de 1945, parecía que las enfermedades de transmisión sexual (ETS) podían ser vencidas gracias a la penicilina y otros antibióticos; más aún, en el mundo desarrollado, se produjo una disminución de ellas; pero fue una fugaz victoria.
Desde los sesentas, aumentaron los índices de infección en el mundo, entre otras razones, por los cambios de las prácticas sexuales y porque surgieron cepas de microbios resistentes a los antibióticos.Al comienzo de los ochentas, el descubrimiento, del virus del sida, multiplicó el poder devastador de las ETS, y provocó fuertes impactos en la sociedad, los sistemas de salud y las costumbres sexuales.
Alrededor de 40 millones de personas estarían afectadas por el VIH en el mundo. En el Ecuador, el sida ha crecido. Por ello, conviene enfrentar otra de las causas básicas de las ETS: la falta de una adecuada y suficiente educación sexual.


ACTITUDES Y CONSECUENCIAS
Todo lo que pertenece a mujeres y varones es complejo y se halla atravesado por contradicciones, a veces, incomprensibles. Se ama y se odia al mismo tiempo; a la necesidad de ternura acompañan la violencia y la agresión. La salud y la enfermedad coparticipan de la existencia y hasta conviven en la misma persona. Al tiempo que se busca el placer y el goce, se realizan acciones que producen dolor, sufrimiento e inclusive la muerte. Y no todo acontece al azar, por mera casualidad o por accidentes. En ciertas circunstancias, se conocen los riesgos y los peligros y, pese a ello, se realizan actos que, finalmente, terminan por producir daño.
Esto es lo que acontece, en general, con las enfermedades llamadas de transmisión sexual (ETS). Hasta hace poco se las denominaba enfermedades venéreas, (del latín venéreas, es decir perteneciente a Venus, la diosa del amor). porque pertenecen al ámbito del placer que se origina en las relaciones sexuales. Nuestra sexualidad se caracteriza porque implica y hasta exige ser compartida con otro en la vida amorosa. En efecto, una de las manifestaciones más claras y totales de la sexualidad, cuando se encuentra inscrita en el amor, es la relación de los cuerpos, aquel acto mediante el cual la pareja amorosa se funde de tal manera que logra , por un momento, conformar con sus cuerpos y vidas un solo ser. Esta fusión es, precisamente, la causa del gozo que tan sólo se produce en el ejercicio de la sexualidad humana.
Hasta antes de que apareciese el sida, de la transmisión de las llamadas enfermedades del amor se responsabilizaba, de manera casi exclusiva, a las prostitutas. Por esa razón también se refería a las ETS como enfermedades vergonzosas porque el paciente contaminado denunciaba que había mantenido relaciones en el prostíbulo o con una mujer de dudosa moral. La prostituta es la profesional del placer y, al mismo tiempo, la de la enfermedad y la muerte. Su ejercicio está autorizado y regulado y, al mismo tiempo, rechazado y perseguido. Por lo mismo, el hombre contaminado demuestra a la sociedad, la familia, los médicos que ha cometido un acto socialmente inmoral y rechazado, que ha ido al prostíbulo en lugar de busca el placer sexual en los espacios socialmente legitimados. Peor aún, si se trata de un casado o de una persona célibe por profesión, como un religioso.
Las enfermedades de transmisión sexual y genital representan un conjunto de infecciones que se transmiten por medio del contacto mutuo de los órganos genitales del varón y de la mujer. Sin embargo, la madre embarazada suele contaminar al hijo ya sea durante el embarazo, en el momento del parto e inclusive durante la lactancia, como acontece con el sida.
En la actualidad se han producido cambios importantes en torno a la concepción de la sexualidad y, sobre todo, respecto a las formas de expresarla y vivirla. Vivimos en un mundo eminentemente erótico y erotizante De manera especial las nuevas generaciones viven una nueva cultura de la sexualidad, que les induce a expresarla de forma mucho más libre y espontánea que antes. Hacer el amor ya no es privativo de los adultos y, menos aún, sólo de los casados. A edades cada vez más tempranas, chicos y chicas hacen el amor o se prodigan caricias, que incluyen contactos corporales y genitales.
Por otra parte, de modo particular a los papás, cuando su hijo llega a la adolescencia, les preocupa sobremanera salir lo antes posible de la duda respecto a las inclinaciones sexuales de su hijo. Ante el temor al insoportable fantasma de la homosexualidad, lo empujan a prácticas incluso prematuras. Si bien es tranquilizador saber que su hijo ha conquistado una chica y sale con ella, no es suficiente para hacer que desaparezca el fantasma. Ante la imposibilidad de manjar las dudas propias y de respetar los procesos de desarrollo sexual de sus hijos, ellos mismos los empujan a relaciones tempranas que, en gran medida, sólo se consiguen en el burdel. Y allá van los chicos conducidos o empujados por el temores de los otros o movilizados por la, emergencia de sus propios deseos.
Los cambios culturales y personales en los modos de concebir y vivir la sexualidad son especialmente significativos para las adolescentes. Por sus propios deseos y también porque son víctimas de la presión de los varones, cada vez a más temprana edad inician prácticas sexuales sin protección alguna. El papel de la mujer es mucho más activo en las relaciones amorosas y las prácticas sexuales porque ha asumido, con mayor vigor, su propio género. Esta nueva posición, sin embargo, la ha colocado, igualmente, en situación de múltiples riesgos.
Ellas deben hacerse de los hechos y las consecuencias de los embarazos no deseados, de la maternidad prematura, de los efectos físicos y psíquicos de los abortos y también de las enfermedades de transmisión genital y lo que éstas implican en su vida cuando han sido transmitidas por la persona querida: el esposo, el novio, un amigo. Finalmente, los especialistas opinan que las enfermedades de transmisión sexual se han incrementado notablemente.
Lo datos oficiales no revelan el verdadero peso del problema por cuanto se refieren casi de manera exclusiva a los casos que son atendidos en los centros-de salud pública. No toman en cuenta a los que asisten a la consulta privada que son, ciertamente, los más numerosos, pero que no son reportados por la privacidad de la enfermedad que, en este caso y en otros similares, cuenta mucho.

Un riesgo para todos

El cambio de enfermedad venérea por enfermedad sexualmente transmitida implica, por una parte, una mayor consciencia del sentido de las enfermedades infecciosas transmitidas a través del contacto sexual y, por otra, una ampliación en la gama de estas enfermedades.
Mientras que las enfermedades venéreas contemplaban cinco infecciones fundamentales: gonorrea, sífilis, chancroide, linfogranuloma venéreo y granuloma inguinal, el término enfermedades sexualmente transmitidas incluye más de 20 síndromes, entre los cuales sobresalen sífilis, gonorrea, sida, chancro, verrugas genitales, hepatitis B, herpes genital, enfermedades inflamatorias pélvicas, cistitis, molusco contagioso, tricomoniasis, el herpes simplex. Los organismos que las causan van desde virus hasta bacterias y protozoos. Los síndromes resultantes pueden ser genitales, orales, anales, faríngeos, oftálmicos o sistémicos.
Todas son importantes y todas afectan, en mayor o menor gravedad, la salud de las personas. Sus consecuencias van desde el dolor, la incomodidad o la ansiedad psicológica, causados por los manifestaciones al comienzo de la enfermedad, hasta efectos y consecuencias que producen, la infertilidad, el embarazo ectópico, el dolor crónico, los abortos espontáneos, las malformaciones congénitas y la muerte, en especial cuando las ETS no han sido tratadas de manera adecuada y oportuna.
Toda persona sexualmente activa se encuentra, de suyo, en riesgo de ser afectada por una de estas enfermedades. Sin embargo, la población menor de 25 años y de los sectores populares y pobres es la que, con más frecuencia, las padece; su situación social y económica determina que se protejan menos y, si se saben contagiados, sigan manteniendo relaciones sexuales con otras mujeres, incluyendo su pareja estable y, además, no acudan al médico de manera inmediata. Esta constituye la fundamental cadena de los contagios que, como en el caso del sida, dificulta el control de la enfermedad.
Existen factores importantes que contribuyen a que estas enfermedades se transmitan de manera continua alrededor del mundo: el desarrollo de cepas resistentes a los tratamientos, el seguimiento inadecuado de los pacientes, la falta de vacunas para la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual y la difusión cada vez mayor de infecciones virales persistentes. Por otra parte, numerosos países en vías de desarrollo no cuentan con los recursos profesionales, tecnológicos y presupuestarios para realizar diagnósticos y tratamientos oportunos y eficaces.
Del amplio grupo de las ETS, se han elegido algunas por considerarlas de mayor interés en nuestro medio. De todas maneras, es preciso tener siempre presente que, en la actualidad, es de riesgo toda relación con personas desconocidas o con aquéllas que se sabe han mantenido múltiples parejas sexuales.







La sífilis secundaria. Los síntomas de la sífilis secundaria suelen aparecer de 2 a 3 meses después de infectarse. A veces ocurren al mismo tiempo que la sífilis primaria, pero en otras ocasiones, los síntomas se tardan hasta 6 meses. El síntoma más común es un brote en la piel que puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo y frecuentemente a diferencia de la mayoría de los brotes, involucra las palmas de las manos o las plantas de los pies. El brote no causa picazón.






La gonorrea
Posiblemente se trata de la más antigua de las enfermedades de transmisión sexual. También es la más frecuente en nuestro medio y en la mayoría de los países del continente. Se transmite por cualquier tipo de contacto sexual. Una mujer que mantuvo una sola relación sexual con un hombre infectado de gonorrea tiene un 50% de probabilidad de contagiarse.La infección puede producirse por medio de objetos que contengan pus de la persona enferma: toallas, prendas de vestir, etc. Pese a que parece ser poco probable, sí es posible contagiarse en los servicios higiénicos, puesto que la bacteria sobrevive hasta dos horas en la taza del baño o en un papel húmedo.Los síntomas se producen por la infección de la uretra. En el varón, los primeros síntomas aparecen a los dos o tres días: se produce una secreción purulenta uretral en el pene, frecuentes ganas de orinar, que se realiza con dolor. En algunos casos, estos síntomas pueden hacerse evidentes sólo pasadas algunas semanas. Ello hace que los riegos de contagio sean más altos, puesto que la persona desconoce que se encuentra ya enferma. Cuando el varón no recibe tratamiento, la infección puede pasar a otros órganos de su cuerpo: la próstata, las vesículas seminales, los epidídimos. Entonces la infección produce fuertes dolores y fiebre alta. En algunos casos, la gonorrea no tratada puede provocar esterilidad en los varones, a causa de obstrucción de los conductos seminales producida por la cicatrización.
Como en la mayoría de estas enfermedades, menos de la mitad de las mujeres infectadas presenta síntomas visibles. Por lo mismo, la infección puede estar por mucho tiempo sin que ellas se traten. Esto determina que la mujer se exponga cada vez más a las complicaciones que la enfermedad produce en su organismo. Existe, además, otro problema que consiste en que, cuando aparecen ciertos síntomas, éstos pueden llegar a ser tan leves que-la mujer no les preste atención o que, sencillamente, pasen desapercibidos. Tal situación hace que se transforme en fácil vehículo de contagio.
Los principales síntomas en la mujer son la secreción vaginal anormal, reglas abundantes, infección en el cuello del útero, en la uretra, en el recto, la garganta o en cualquier combinación de estas zonas. Si no se trata de forma inmediata, la gonorrea se extiende al útero, las trompas de Falopio y ovarios.La gonorrea es una de las principales causas de esterilidad femenina. De igual manera, puede producir embarazos ectópicos, es decir, extrauterinos. En el momento del parto, la mujer puede contagiar la enfermedad a su niño y producirle, además, una infección grave en los ojos, que puede terminar en cegueraEn los varones, la gonorrea se diagnostica mediante exámenes de laboratorio de la secreción de la uretra. En la mujeres se realiza un cultivo de la secreción del cuello del útero y también rectal, ya que la secreción vaginal puede infectar la zona anal.
El tratamiento debe ser realizado únicamente por el médico. Los tratamiento indebidos y, sobre todo, la automedicación, en lugar de curar, pueden complicar aún más la presencia de la enfermedad en la persona. Es importante que, mientras dure el tratamiento, tanto la mujer como el varón se abstengan de toda relación sexual.

LA ENFERMEDAD MAS ANTIGUA

Cifras en aumento
Los casos de gonorrea que constan en los registros sanitarios ecuatorianos demuestran que la enfermedad tiene, en el país, una creciente incidencia durante los últimos años.La gonorrea se trata con antibióticos para la persona inyectada y su pareja. Pero si no se la trata, las consecuencias pueden ser, para los hombres, infecciones en las articulaciones (artritis), dolores en el pene e ingles y esterilidad; para las mujeres, inflamaciones pélvicas, artritis y esterilidad; para los recién nacidos, las consecuencias pueden ser la neumonía o la ceguera. La educación sexual para prevenir el contagio es fundamental.
Número de casos y tasas deGONORREA en el Ecuador 1990-95

CASOS

1990 5.193
1991 4.785
1992 5.775
1993 5.759
1994 5.958
1995 6.386

TASA por 100.000 habitantes

1990 50.59
1991 45.56
1992 53.77
1993 52.45
1994 53.10
1995 55.72


la sifilis
Con la viruela y la peste, es de las enfermedades que ha producido muertes masivas en la población. Hacia fines el siglo XV fue la causante de miles de fallecimientos en los ejércitos y en la población civil de toda Europa. Se cree que fueron los españoles quienes la trajeron a América, pero existe otra versión que afirma que ya existía acá cuando llegaron los conquistadores.Actualmente, es menos frecuente que la gonorrea, pero su peligrosidad es muy alta por las consecuencias que produce en la persona que se contagia y que no recibe el tratamiento adecuado apenas se produce la infección. Una espiroqueta llamada triponema pallidum origina la enfermedad. Vista al microscopio, tiene la forma de un tirabuzón, e ingresa al organismo a través de la mucosa genital, anal u oral, generalmente durante el contacto sexual.
Los síntomas de la sífilis son variados y dependen de los diversos estados por los que pasa la enfermedad en la persona contaminada. En la fase primaria, después de un período de dos a cuatro semanas del contagio, aparece una llaga en la zona genital o en los labios, la boca o el ano. A esta llaga se la denomina chancro. Por lo común, el chancro tiende a desaparecer sin ningún tratamiento luego de unas cuatro o seis semanas. Esta desaparición resulta sumamente peligrosa puesto que engaña a la persona porque le hace creer que ya se ha curado de la enfermedad. Si bien es cierto que desaparecen los síntomas, la enfermedad permanece.
La fase secundaria se inicia en un período que va de una semana a seis meses, luego de la desaparición del chancro, pero siempre y cuando la persona infectada no hubiera recibido el tratamiento debido. Aparecen entonces ronchas de color rosáceo en las manos, los pies y, a veces, en la cara. También hay fiebre alta, dolor de garganta, de cabeza, dolor en las articulaciones, falta de apetito y pérdida de peso. Con frecuencia, asoman igualmente una especie de llagas pequeñas llamadas pápulas sumamente infecciosas, en torno a los genitales o el ano. Estos síntomas de la fase secundaria permanecen en la persona entre tres y seis meses. Con frecuencia, desaparecen y reaparecen en el enfermo luego de un período indeterminado.
Cuando han desaparecido todos estos síntomas, la sífilis entra en una fase de latencia en la cual la enfermedad no es infecciosa. Sin embargo, los microrganismos de la enfermedad invaden otras partes del cuerpo, tales como el cerebro, la médula espinal, los vasos sanguíneos y los huesos. De esta manera, se agrava sobremanera la salud de la persona. Se calcula que entre el 50 y 70% de las personas con sífilis no tratada o mal tratada permanece en esta fase por el resto de la vida.
Existe otro período de la enfermedad, la fase terciaria. Ahora la infección provoca serios problemas cardíacos, trastornos oculares y complejas lesiones en el cerebro y en la médula espinal. Estas complicaciones pueden causar demencia, ceguera, parálisis y hasta la muerte.
La mujer embarazada suele contagiar la enfermedad a su hijo. Entonces se trata de una sífilis congénita que ocasiona en el bebé malformaciones óseas y dentales, complicaciones renales y otras afecciones más, todas de mucha gravedad.
Comúnmente, la sífilis se diagnostica mediante exámenes médicos y de laboratorio. Su tratamiento es relativamente fácil en las fases primaria y secundaria. Pero, en las fases de latencia y terciaria, se hace más complejo en la medida en que la enfermedad toma formas diferentes, lo que crea confusión. Por lo mismo, la sífilis puede transformarse, fácilmente, en una enfermedad crónica, con todo lo que ello implica para la salud y la vida de la persona.
DEVASTADORA GUADAÑAMuy frecuentemente hay un subregistro de las enfermedades de transmisión sexual. No obstante, en el cuadro se muestra los índices de sífilis y los casos que llegan a las estadísticas de salud en el país, en total y por regiones.
La sífilis, antes del desarrollo de la penicilina y los antibióticos, provocó numerosísimas muerte en todo el mundo. No obstante, en la actualidad, continúa como una causa de enfermedad y muerte.
La sífilis, que pasa por varias etapas, produce diversas consecuencias, como lesiones destructivas en el sistema circulatorio y en el sistema nervioso.

Otros síntomas comunes son las glándulas hinchadas en varios sitios del cuerpo, una fiebre, cansancio, una pérdida de pelo no consistente, una pérdida de peso y dolor de cabeza. Los síntomas son iguales como muchos otros problemas de salud, así que la sífilis se ha llamado el "gran imitador". Los síntomas secundarios de la sífilis suelen tardar de 1 a 3 meses, pero a veces tardan mas tiempo y de vez en cuando, los síntomas se van y vienen en el período de un año a dos. Pero aunque algunos de los síntomas de sífilis secundarios se aclaran, la infección continúa.
La sífilis latente.
La sífilis latente no causa síntomas. La infección se puede detectar solo por una prueba de sangre. Si no se trata, la sífilis latente continúa de por vida. Muchas de las infecciones nunca causan problemas serios, pero frecuentemente la enfermedad progresa a la etapa final que se llama la sífilis del tercer nivel.
La sífilis del tercer nivel o tardía.
Un tercio de las personas con sífilis no tratada, sufren daños a varios órganos y sistemas corporales. La sífilis del tercer nivel puede aparecer en cualquier tiempo desde un año hasta 50 años después de adquirir la sífilis, la mayoría de los casos ocurren en el período de 20 años. Los órganos atacados con más frecuencia son el cerebro, el corazón, el hígado y los huesos. La sífilis del tercer nivel puede causar parálisis, problemas mentales, ceguera, sordera, insuficiencia cardiaca y la muerte.
La sífilis congénita.
La sífilis congénita ocurre cuando una mujer embarazada con sífilis pasa la infección en la matriz a su bebé. La sífilis congénita es la forma más seria de la enfermedad. Muchos casos resultan en un aborto espontáneo o un nacido muerto y los niños que sobreviven pueden tener problemas serios del cerebro, el hígado y otros órganos. Algunos de estos problemas pueden ser fatales o causar incapacidades por toda la vida. A veces la sífilis congénita pasa sin ser detectada en el nacimiento, pero se aparece mas tarde en la niñez o aun cuando ya es adulto. La sífilis congénita es más probable si la madre tiene sífilis primaria o secundaria al embarazarse.


Existen varias clases de virus que causan el herpes. El del herpes genital se transmite por contacto sexual, pero también otras partes del cuerpo pueden infectarse, si se ponen en contacto con los genitales infectados y sobre todo si existe una herida o una llaga a través de la cual puede ingresar el virus al organismo, exactamente igual a como acontece con el que ocasiona el sida. Por ejemplo, el virus podría transmitirse por medios no tan directos como el beso. En este caso, desde la boca, el virus pasa, por contacto manual, a los genitales. Puede vivir varias horas en los servicios higiénicos y en la ropa y se crea así la posibilidad de que se produzca un contagio sin que hubiera existido relación sexual alguna.
El herpes produce una especie de racimo de pequeñas ampollas (vesículas) en los órganos genitales, especialmente en el pene. Pueden aparecer, igualmente, en la uretra y en el recto. En la mujer, estas vesículas se localizan en los labios vaginales y también en el cuello del útero y en el zona anal. La gravedad del herpes genital varía de una a otra persona. Los primeros síntomas son fiebre alta, dolor de cabeza y dolor muscular, escozor al orinar y secreción purulenta de la uretra o de la vagina. También suelen formarse nódulos linfáticos, especialmente en la ingle. Estos síntomas suelen ser agudos en los primeros cuatro días del brote. Luego disminuyen en forma gradual y tienden a desaparecer en un plazo de una o dos semanas. Entonces acontece algo parecido a la sífilis: la persona cree que está sana y se olvida de la enfermedad.
El herpes afecta muy seriamente a las mujeres, en quienes las complicaciones de la salud tienden a ser mayores y muy graves, tales como meningitis (inflamación de las meninges cerebrales), e infecciones oculares. Y si bien las vesículas (ampollas) desaparecen y las úlceras sanan espontáneamente en dos o tres semanas, el virus invade los nervios de la región pélvica y continúa viviendo en la base de la médula espinal.
En numerosos casos, los síntomas vuelven a aparecer luego de un período en el cual la persona ha estado aparentemente sana. Y ésta es justamente una de las más graves complicaciones del herpes: no desaparece el virus. Más aún, puede incentivarse por causas psicológicas: nuevas alegrías o tristezas, preocupaciones o tensiones, etc. Es común que se agrave por exposición excesiva al sol, por alguna otra enfermedad o sin causa aparente.
Las verrugas genitales, por una parte, evidencian la presencia del virus de herpes genital y, por otra, constituyen un riesgo muy importante de transmisión del VIH-Sida. En las mujeres el herpes aparece como el causante de abortos espontáneos, y parece estar asociado con el cáncer cervical. El comportamiento del herpes genital es impredecible. En unas personas, luego del tratamiento, nunca más se produce un nuevo brote de la enfermedad. En cambio, muchas otras, pese a los reiterados tratamientos, soportarán toda su vida periódicos brotes, con todas sus consecuencias en el aspecto físico pero, sobre todo, en el psíquico. Cada nueva aparición de los síntomas incrementará la angustia, la culpa y el desasosiego, todo lo cual, a su vez, se transformará en un impedimento u obstáculo para la curación definitiva. En la práctica, estas reapariciones cíclicas son vividas con mucha culpa y como señal del castigo por las supuestas faltas cometidas.
Ordinariamente, el médico realiza el diagnóstico con un examen físico de la persona afectada. Sin embargo, dado que el herpes puede confundirse con otras afecciones, se realizan también exámenes de laboratorio.
En vista de que se pueden confundir, sobre todo, las manifestaciones del herpes con el cáncer del cuello uterino, se recomienda que las mujeres se realicen, al mismo tiempo, un examen de Papanicolau que es una prueba de laboratorio para diagnosticar el cáncer cervical o del cuello del útero.
Numerosos especialistas consideran al herpes como una enfermedad incurable. De ahí la necesidad de tomar las medidas necesarias para evitar su contagio. Por lo mismo, es indispensable que la persona infectada se abstenga de toda relación sexual desde que aparecen los síntomas hasta que el médico juzgue que han desaparecido los riesgos de contagio.


TENDENCIA EN EL ECUADOR

Número de casos y tasa de HERPESGENITAL en el Ecuador
Entre 1990 y 1995

CASOS TASA (por mil hab)

1990 600 5.85
1991 684 6.51
1992 943 8.78
1993 896 7.50
1994 1300 12.30
1995 1413 12.33
Fuente: Ministerio de Salud, Dirección Nacional de Epidemiología
Tricomoniasis

También a la tricomoniasis se considera actualmente una enfermedad de transmisión sexual. Consiste en la infestación de las vías genitales por un parásito llamado tricomona. En las mujeres, la infestación se localiza siempre en la vagina, sin que ascienda al cuello del útero. En el varón, se instala en la uretra.
A diferencia de lo que acontece en otras enfermedades de transmisión sexual en las cuales la mujer suele ser asintomática, en la tricomoniasis los síntomas aparecen prácticamente de forma exclusiva en la mujer.
Se caracterizan por escozor en la zona genital y secreción vaginal de mal olor. Cuando no es atendida de manera oportuna, la enfermedad puede causar dolores vaginales, especialmente en el momento de la relación sexual.
Puesto que el varón es asintomático, comúnmente es la mujer quien solicita atención médica. El diagnóstico lo realiza el médico examinando a la mujer y también con la ayuda de exámenes de laboratorio. Pero la curación exige que, de manera necesaria, el tratamiento lo realice también el compañero sexual de ella. De lo contrario, la persona que no se somete a la cura contagiará nuevamente a la otra parte.

El VHI SIDA

El SIDA, o síndrome de inmunodeficiencia adquirida es producido por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que fue reconocido por vez primera en 1981. Es una nueva enfermedad que se transmite, de manera especial, por vía sexual. Pero existen cada vez más casos en los cuales el virus fue transmitido mediante transfusiones de sangre contaminada o productos igualmente contaminados derivados de la misma, por compartir agujas hipodérmicas contaminadas con el virus.
La evidencia sugiere que entre el 25 y el 50% de casos, la madre contagia al hijo su enfermedad durante el embarazo, el parto y hasta, posiblemente, durante la lactancia. Mujeres asintomáticas pueden dar a luz hijos afectados. El virus atraviesa la placenta y puede ser detectable en la sangre del niño hasta por un período de 15 meses, de manera que un bebé no infectado puede arrojar una prueba positiva de anticuerpos de VIH.
El VIH ha sido aislado en las secreciones cervicales, de manera que es posible que algunos bebés se infecten durante el parto. Inicialmente, se pensó que el sida afectaba exclusivamente a los homosexuales. Pero luego se comprobó que pertenece a la vida sexual en general, por lo mismo, de suyo, nadie puede considerarse ajeno a la posibilidad de contagio. El virus del sida produce una destrucción, en unos casos paulatina y en otros muy rápida del sistema de defensa del organismo, denominado sistema inmunológico. Ello quiere decir, que la persona tendrá fácilmente cualquier otra enfermedad y, sobre todo, que su organismo no podrá defenderse de los microrganismos patógenos. En consecuencia, no se curará ni del sida de ninguna otra enfermedad. Porque, una vez que el virus penetra en la célula, la infección será permanente, hasta la muerte.
El período de incubación del VIH no es igual en todos los casos. Aproximadamente, la mitad de las personas contaminadas desarrollará los síntomas del sida dentro de los 10 años, a partir del contagio. De las personas que manifiestan los síntomas de la enfermedad, alrededor de la mitad morirá dentro de los primeros 18 meses. El resto fallecerá en un período de tres años. Durante este período, en el que no se manifiesta la enfermedad, la persona corre el alto riesgo de contagiarla a otros.
Estos síntomas permanecen de forma inamovible en la persona. Es entonces cuando, rápidamente, dan lugar a una serie de otras infecciones denominadas oportunistas porque se producen debido a que el sistema inmunológico se halla ya seriamente comprometido e incapaz de ofrecer resistencia alguna a otras enfermedades. Para el paciente, cualquier enfermedad, un catarro, puede transformarse en un experiencia fatal.
En consecuencia, la inmensa mayoría de los enfermos termina por contraer enfermedades oportunistas de toda índole. Por ejemplo, meningitis, neumonía, cánceres de la piel, tuberculosis, herpes zóster, etc.


El sida es una enfermedad mortal. Pese a los intensos esfuerzos realizados por los especialistas, hasta la fecha, no existe tratamiento alguno curativo. Pero se ha logrado disminuir la progresión del VIH a Sida y reducir el riesgo de transmisión perinatal y sexual. Pero el elevado costo de los tratamientos les ha hecho casi inaccesibles, de modo particular, en los países en vías de desarrollo. Sin embargo, se han producido inmensos avances en el cuidado de la persona que vive con la enfermedad; se han mejorado de manera notable sus condiciones de vida y, sobre todo, se han cambiado las actitudes sociales ante la enfermedad y ante la persona afectada. Nos encontramos en la tercera década de la epidemia, pero sólo en ésta se han realizado serios esfuerzos de prevención como la mejor forma de atacar al VIH. Pese a estos esfuerzos, el virus continúa transmitiéndose a través del mundo ocasionando la muerte de millones. Los serios avances en el conocimiento de la enfermedad no significan logros muy significativos para detenerla y, sobre todo, para curarla.
La única posibilidad de prevenir el contagio, es manteniendo ciertas reglas que aconsejan los especialistas para la práctica sexual. Reglas que son igualmente válidas para todas las demás ETS. Pero tampoco se las puede tomar como absolutas puesto que nada es una garantía de ese carácter.a. Mantener una relación de mutua exclusividad con un solo compañero sexual. b. Evitar las relaciones sexuales con quien (varón o mujer) haya tenido muchos compañeros sexuales.c. Recordar que toda relación sexual, de cualquier índole que sea (homosexual, heterosexual, anal, vaginal) puede transmitir el VIH.d. El condón continúa siendo el principal recurso para la prevención del VIH y otras ETS. e. Recordar que muchas personas positivas al VIH aparentan buena salud por cuanto el virus necesita mucho tiempo para desarrollarse y manifestarse mediante los síntomas indicados. Pero que son transmisoras de la enfermedad.f. Aceptar que mujeres y varones adolescentes no realizan acciones de prevención, el VIH-sida se propagará de manera incontenible

Trés décadas de sida

Estamos en la tercera década de la epidemia del sida, pero sólo en la primera década de un esfuerzo serio de prevención. La epidemia no fue detectada hasta su segunda década, y durante muchos años, la mayoría de países y comunidades decidieron negar su existencia.
Sin embargo, el virus continúa transmitiéndose a través del mundo, amenazando las vidas de decenas de millones de personas. No tenemos tiempo que perder. Tras 10 años de esfuerzos de prevención, necesitamos preguntarnos qué hemos aprendido del VIH y cómo podemos aplicar ahora estas lecciones para disminuir la expansión de la epidemia durante la próxima década.
Quizás el hallazgo más importante acerca del sida es que la transmisión sexual es responsable del 75% de las infecciones por el VIH en todo el mundo. Aunque los contagios sanguíneos y por inyección juegan un papel clave en la transmisión del VIH, en algunos países no son factores importante en la expansión de la epidemia.
Hemos aprendido que las mujeres son particularmente vulnerables y que los programas de prevención deben atender sus necesidades especiales. Biológicamente, las mujeres son más susceptibles a la infección que los hombres. Sin embargo, no es fácil que sean diagnosticadas y tratadas en ellas las enfermedades de transmisión sexual, lo cual aumenta su riesgo de adquirir la infección, en parte porque las ETS son a menudo asintomáticas en la mujer. Pero los principales factores que ponen a las mujeres en riesgo de infección por el VIH son de orden social y económico, como la pobreza, la discriminación de género, la falta de poder para negociar la relación sexual y la falta de oportunidades educativas y económicas.
Entre el 25 y 30 por ciento de los bebés nacidos de aproximadamente seis millones de mujeres infectadas mundialmente se infectará durante el nacimiento o a través de la lactancia materna. La única manera factible para proteger a estos niños del VIH es prevenir la infección de las madres.Peter Lampley, "Disminuyendo la transmisión del Sida"


Sida y niños de la calle
El aumento creciente de niños de la calle no sólo es un problema del mundo en desarrollo. Millones de niños y adolescentes, que son discriminados por su pobreza, origen ético o raza también viven en las calles de muchas ciudades de países industrializados.
Tanto niños como niñas se arriesgan a infectarse con el VIH-sida al tener sexo sin protección entre ellos mismos, o al vender sus cuerpos para sobrevivir. Generalmente, la venta de favores sexuales es la única manera que tienen de obtener un lugar seguro para dormir o conseguir algo para comer. Aun cuando intercambian sexo por dinero u otros beneficios, los jóvenes de la calle no se identifican a sí mismos como prostitutos, y como tantos otros jóvenes de la calle que tienen sexo con personas de su mismo género, tampoco se consideran homosexuales.
Los niños y los adolescentes de las calles tienen sus propias percepciones de la homosexualidad y usan un lenguaje despectivo para referirse a aquéllos que se identifican como homosexuales. Al mismo tiempo, muchas prácticas sexuales entre personas del mismo género son aceptadas entre jóvenes de la calle.
Comparan el ser físicamente deseados con estar enamorados. Sus vidas precarias en la calle los llevan a buscar gratificación instantánea. La comida debe estar allí cuando tienen hambre. Los deseos deben ser satisfechos inmediatamente, ya que nadie sabe lo que pasará más tarde, y mucho menos mañana.
La mayoría evita el riesgo de compartir agujas. Sin embargo, se drogan, lo cual resulta en pérdida de control y prácticas sexuales que aumentan su vulnerabilidad a la infección por VIH.Ana Filgueiras, "Defendiendo los derechos de los niños".
Mujeres y SIDA
Abstinencia. Monogamia. Uso constante del condón. Las opciones para la protección en contra de la transmisión del VIH son pocas. Pero para muchas mujeres, las posibilidades de elección son todavía más limitadas.En todo el mundo, las mujeres están aprendiendo que ser fieles no es una garantía de seguridad. La primera mujer notificada con sida en la ciudad de México fue una ama de casa de 52 años cuyo esposo fue su única pareja sexual. Resultados preliminares de estudios en Africa sugieren que más de 60 por ciento de las mujeres infectadas tenía una sola pareja sexual.Probablemente, los condones sean el método de prevención más práctico. Pero persuadir a los hombres para que los usen no es una tarea fácil para la mayoría de las mujeres, particularmente las pobres y sin educación, que dependen de los hombres para su seguridad económica. Estas mujeres corren el riesgo de ser acusadas de infidelidad si tratan de convencer a sus parejas de usar condones y pueden incluso ser agredidas físicamente. El rechazo a la relación sexual puede provocar las mismas reacciones y puede incrementar el riesgo real de una mujer su pareja busca otras parejas sexuales mientras ella se abstiene, insistiendo después en reanudar sus relaciones sexuales con ella.El número de mujeres jóvenes infectadas entre los 15 y los 20 años es casi seis veces superior al de los hombres jóvenes de esa misma edad, en Uganda. Hasta 1993, más de cinco millones de mujeres habían sido infectadas con el VIH. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el año 2000, 13 millones de mujeres se habrán infectado, y cuatro millones habrán muerto.Las pautas culturales son el mayor obstáculo para prevenir el sida entre las mujeres. En nuestras culturas, las mujeres deben someterse completamente al varón. Si se quiere que las mujeres controlen el Sida, deben primero tener control sobre sus cuerpos.Kathleen Henry, "Las mujeres y la prevención del sida"

Abrazos y caricias
ASI NO


No tengas recelo de aproximarte a alguien que está enfermo con sida.
No te vas a contagiar porque juegues con él o te sientes a su lado.
Tampoco si lo tocas, le abrazas o le besas.
O si le tomas de la mano.
O usas su mismo baño.
O si compartes alimentos y juguetes.
No te vas a infectar si tomas las medicinas que te dan los de casa, tu mamá o tu papá.
No tengas recelo de dejarte inyectar en el consultorio del doctor porque los doctores y enfermeras usan jeringuillas estériles y desechables.
ASI SI TE CONTAGIAS

Porque mantienen relaciones sexuales con una persona que ya está contaminada con el VIH.
Los niños se contagian con VIH antes de nacer cuando su mamá ya lo estuvo o cuando toman su seno, luego de nac Los niños se contagian con VIH antes de nacer cuando su mamá ya lo estuvo o cuando toman su seno, luego de nacer.
Es de riesgo compartir la ropa interior de una personainfectada con VIH.
Las personas que consumen drogas pueden infectarse con VIH si comparten jeringuillas

CANDIDIASIS

¿QUE ES LA CANDIDIASIS?La candidiasis es una infección causada por una levadura común. Esta levadura (hongo) se encuentra en casi toda la gente. Un sistema inmune saludable lo tiene bajo control. Candidiasis es una infección oportunista muy comuna en personas con VIH. Normalmente infecta la boca, garganta o vagina.
En la boca aparecen áreas blancas similares a queso de la cabaña o manchitas rojas. Puede causar el dolor de garganta, dolor al tragar, náusea y pérdida de apetito. La infección puede extenderse más profundamente en la garganta. Cuando esto pasa, se llama esofagitis.
La candidiasis es una infección de levadura vaginal común. Los síntomas de vaginitis incluyen un sentido de picazón o quemazón y un desecho blanquecino espeso.
¿PUEDE PREVENIRSE? No hay ninguna manera de prevenir la exposición a candida. Normalmente no se usan medicamentos para prevenir la candidiasis porque:
No es muy peligrosa
Hay medicamentos eficaces para tratarla
La levadura podría desarrollar la resistencia a los medicamentos.
¿COMO SE TRATA?La meta del tratamiento no se librará de la levadura. Pero necesita ser controlado para que no se multiplique demasiado.
Un sistema inmune saludable puede mantenerla en equilibrio. Las bacterias normalmente encontradas en el cuerpo también pueden controlar la candida. Algunos antibióticos matan esta bacteria útil y pueden causar la candida.

Los tratamientos para la candidiasis pueden ser locales o sistémicos. Tratamientos locales se aplican donde la infección se encuentra. Tratamientos sistémicos afectan el cuerpo entero. Muchos doctores prefieren usar los tratamientos locales al principio. Estos ponen la medicación directamente donde se necesita. Tienen menos efectos secundarios que los tratamientos sistémicos. También hay menos riesgo que candida desarrolle resistencia a los medicamentos. Los medicamentos que se usan contra la candida son los "antihongos." Casi todos sus nombres se terminan en "-azole."

Los tratamientos locales incluyen cremas, supositorios para tratar la vaginitis, líquidos y "troches" o pastillas que se disuelven en la boca. Los tratamientos locales pueden causar la picazón o irritación donde se usan.

El tratamiento sistémico se necesita si los tratamientos locales no sirven, o si la infección se ha extendido en la garganta (esofagitis). Algunos medicamentos sistémicos se toman en forma de píldora. Sus efectos secundarios más comunes son náusea, vómito y dolor abdominal. Menos de 20% de las personas sienten estos efectos secundarios.

La candidiasis puede regresar repetidamente. Por eso, algunos doctores prescriben medicamentos antihongos a largo plazo. Esto puede causar resistencia. La levadura deforma de manera que lo medicamento deja de funcionar.

La amfotericina B puede usarse para caso serios que no responden a otros medicamentos. Esta es un medicamento muy potente y tóxico, dado intravenosamente. Los efectos secundarios mayores son problemas del riñón y anemia. Otras reacciones incluyen fiebre, fríos, náusea, vómito, y dolor de cabeza.
Estas normalmente mejoran después de las primeras dosis.
VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

DESCRIPCIONEste es un virus de la familia ADN, actualmente se encuentra ampliamente difundido en todo el mundo, diversas series de investigación, lo han ubicado entre el 36% y el 74% de la población.
Es totalmente asintomático y se puede ser portador toda la vida sin saberlo. Actualmente se consideran tres formas importantes de contagio: a) Transmisión vertical madre-hijo, cuando la madre gestante, portadora del VPH, se lo transmite al feto o al Recien nacido, durante el momento del parto, b) A través de las relaciones sexuales, es la forma mas común de contagio, se ha calculado, que entre el contagio y la aparición de alguna lesión, puede existir un período que oscila entre 3 meses y 16 años, c) Contacto con utensilios de baño humedos, recientemente utilizados por un portador, ej: jabones, cepillos dentales, etc, al secarse estos, el virus muere. Se conocen actualemnte alrededor de 60 cepas de este virus, siendo las de mayor importancia las cepas 6, 11, 16, 18, 31, y 33, las cuales causan a nivel genital especialmente en la mujer, las llamadas verrugas genitales o condilomas, además, cada día estamos mas convencidos de la relación entre el VPH y la aparición de neoplasias malignas en el Cuello Uterino. Las neoplasias del Cuello Uterino tambien denominadas NIC (Neoplasia Intrapitelial Cervical), son lesiones donde células malignas, toman el lugar de las células benignas, en los diversos estratos del epitelio escamoso que recubre el Cuello Uterino, asi tenemos que cuando esta afectado solo el tercio interno de este epitelio se denominan NIC grado I, cuando afecta 2 tercios del epitelio se denominan NIC grado II, y cuando afectan la totalidad del epitelio, se denominan NIC III, o Carcinoma in Situ, hasta este punto, estas lesiones son curables en su totalidad, pero de no hacerse diagnóstico a tiempo y permitir el avance de estas lesiones, las mismas se convertirán en Cáncer invasor, la cual constituye hoy en día la primera causa de muerte en la mujer Venezolana.



COMO SE HACE EL DIAGNOSTICO:La mujer debe obligatoriamente asistir a la consulta de un Especialista en Ginecología que esté bien capacitado y actualizado, tanto en los métodos diagnósticos, como en la terapéutica, al menos una vez cada 6 meses, durante toda su vida reproductiva, y una vez al año, despues de la menopausia.
El Ginecólogo, practicará un reconocimiento general, examen de la Vulva, de la Vagina y exhaustivamente del Cuello Uterino, tomará una muestra para citología o Test de Papanicolau, y luego realizará un estudio de Colposcopia, este último exámen, consiste en la evaluación directa del Cuello Uterino, con un lente binocular de gran aumento denominado Colposcopio,el cual permite visualizar las llamadas atipias epiteliales (tejido de aspecto anormal), de encontrarse ésta presente, se tomará de inmediato una pequeña muestra del tejido (biopsia), la cual se enviará al laboratorio para su estudio histológico y determinar dentro de que categoría se encuentra la lesión. La citología, en los mejores laboratorios y utilizando la mejor técnica, tiene capacidad para realizar el diagnóstico de VPH y NIC en tan solo el 70% aproximadamente de las mujeres que padezcan estas lesiones, mientras que la Colposcopia, en manos de un Especialista bien capacitado, tiene una efectividad diagnóstica del 94% al 98%, por lo tanto ambos métodos deben ser utilizdos en forma conjunta ya que son complementarios.


TRATAMIENTO:
El VPH como tal, no tiene cura, las personas portadoras, lo serán para toda la vida, sin embargo, las lesiones si son curables, por lo que ante la presencia de una lesión por VPH o de NIC en el Cuello Uterino, esta debe ser tratada hasta eliminarse, posteriormente la mujer será evaluada en forma exhaustiva cada 3 meses por 2 veces, si se demuestra que no ha reaparecido la lesíon, volverá a su control de rutina cada 6 meses.
METODOS DE TRATAMIENTO:
Durante muchos años, los Ginecólogos hemos luchado contra este flagelo utilizando varias formas de tratamiento, tales como la destrucción del epitelio cervical con Acido Tricloro Acético (hoy en desuso), Congelación del epitelio del Cuello Uterino con sistemas de Criocirugía, y las mas modernas técnicas de Rayos Laser y Radiocirugía de Alta Frecuencia.La Criocirugía ha caido en desuso, debido a que posterior al tratamiento, la mujer presenta una secreción vaginal acuosa, abundante, que puede durar hasta 3 semanas y la cual resulta muy incómoda, la terapeutica con Rayos Laser, tambien ha dejado de utilizarse, debdido al alto costo y a que los resultados no fueron del todo buenos, es por eso que desde 1994, utilizamos exclusivamente la RADIOCIRUGIA DE ALTA FRECUENCIA, éste es un método, sencillo, económico y sumamente eficaz, se realiza en el propio consultorio del médico, toma aproximadamente 15 minutos la intervención, la cual es realizada con anestesia local, totalmente sin dolor, al concluir, la paciente pude regresar a sus labores habituales, ya que no amerita ningun tipo de reposo. Dentro de sus ventajas tememos en primer lugar, el hecho de que la zona del cuello uterino afectada por el VPH, condiloma o donde se encuentre una NIC, será extirpada en su totalidad y tanto el Médico, como la paciente, estarán tranquilos respecto a la eliminación del proceso patológico. por esta razón, recomendamos hoy en día el uso de la RADIOCIRUGIA DE ALTA FRECUENCIA tambien llamada ASA DIATERMICA, como el método de primera elección, para el tratamiento de las lesiones por VPH, Condilomas y NIC
CHANCROIDEchancroide es una infección de transmisión sexual caracterizada por una úlcera dolorosa en el sitio de inoculación, por lo general en los genitales externos y por el desarrollo de linfadenopatía regional supurativa.
Sinónimos: chancro blando, ulcus molle.

EPIDEMIOLOGÍA Y ETIOLOGÍA
Sexo: Hombres jóvenes. Es más frecuente la linfadenitis en hombres.
Etiología: Haemophilus ducreyi, un estreptobacilo gramnegativo.
Transmisión: Es más probable durante el contacto sexual con una pareja que tiene una úlcera genital por H. Ducreyi.
Geografía: Es poco frecuente en países industrializados; se introducen microepidemias de manera esporádica provenientes de países tropicales. Es endémico en países tropicales y subtropicales del Tercer Mundo, en especial en poblaciones pobres, urbanas y puertos.
CUADRO CLÍNICO
Período de incubación: De 4 a 7 días.
Pródromo: Ninguno.
Antecedentes de viaje: Actividad sexual durante una visita a un país en donde el chancroide es endémico. Posible contacto con una prostituta.
EXAMEN FÍSICO
Lesiones cutáneas
TIPO: Lesión primaria: pápula sensible con halo eritematoso que evoluciona a pústula, erosión y úlcera. Por lo general la úlcera es muy sensible o dolorosa. Sus bordes son agudos, indeterminados y no se encuentra indurada (ver imagen). Su base es friable con tejido de granulación y cubierta por un exudado de color gris a amarillo. El edema de prepucio es común.
FORMA DE LA LESIÓN INDIVIDUAL:La úlcera puede ser única o múltiple, que puede formar úlceras grandes o gigantes (>2.0 cm) con una forma serpiginosa. DISTRIBUCIÓN DE LAS LESIONES: Se desarrollan úlceras múltiples (ver imagen) por autoinoculación. Hombres: prepucio, frenillo, surco balanoprepucial, glande, forro. Mujeres: horquilla, labios, vestíbulo, clítoris, pared vaginal por extensión directa desde el introito, cervix o perianal. Lesiones extragenitales: mamas, dedos, muslos, mucosa oral.
Examen general: Ocurren linfadenitis inguinal dolorosa (de ordinario unilateral) en el 50% de los pacientes de 1 a 2 semanas después de la lesión primaria. Se presentan bubas con eritema y pueden drenar de manera espontánea.

DIAGNÓSTICO Y DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL
Diagnóstico: Se realiza en la clínica excluyendo otras causas de úlcera genital o buba.
Diagnóstico diferencial: Úlcera genital: Herpes genital, sífilis, donovanosis, linfogranuloma venéreo, mordidas humanas o lesiones traumáticas con infección secundaria. Masa inguinal sensible: hernia encarcelada, placa, tularemia.

EXÁMENES ESPECIALES Y DE LABORATORIO
Tinción de Gram: De raspado proveniente de la base de la úlcera o pus proveniente de ganglio, se intentan observar pequeños grupos o cadenas paralelas de bacilos gramnegativos. La interpretación es difícil debido a la presencia de microorganismos contaminantes en las úlceras.
Cultivo: Requerimientos especiales de crecimiento, el aislamiento es difícil.
Pruebas serológicas: No se cuenta con ninguna.
Dermatopatología: Puede ser de ayuda. El microorganismo raras veces se demuestra.

FISIOPATOLOGÍA
Se ha estudiado poco. H. Ducreyi se inocula a través de pequeñas fisuras en la epidermis o mucosa. La infección primaria se desarrolla en el sitio de inoculación y es seguida por linfadenitis. Ocurre formación de ganglio con escasos microorganismos y una exuberante respuesta inflamatoria aguda. La función de la resuesta inmunitaria se desconoce.


EVOLUCIÓN Y PRONÓSTICO
Las úlceras chancroides muestran una mejoría sintomática y objetiva 7 días después de empezar el tratamiento; la resolución clínica de la linfadenopatía es más lenta. Debido a que en el 10 a 15% de los casos hay sífilis coexistentes, es aconsejable realizar pruebas serológicas treponémicas dentro de un período de 3 meses después del tratamiento.

TRATAMIENTO

Régimen recomendado:
Eritromicina, 500 mg por vía oral 4 veces al día durante 10 días o
Ceftriaxona, 250 mg, IM, en una sola dosis.




Bibliografías de paginas de internet


http://www.excite.com.uk/

http://www.monografias.com/

http://www.farmacos.com/

http://www.hoy.com/

bibliografías deLibro:
---- Patología de enfermedades infecciosas.
Harrison –principios de medicina interna
Guyton –tratado de fisiologis medica
Kumar----patologia humano

FACULTAD CIENCIAS DE LA SALUD
LICENCIATURA EN ENFERMERIA



NOMBRE DEL PROFESOR--------INGENIERA IRMA CONTRERAS DELGADO
NOMBRES DE LAS INTEGRANTES DEL EQUIPO----------MIRIAM JUAREZ JUAREZ
AVIGAY LUCIA MAGDALENO HUERTA
ITZE AVILA MENESES
GRUPO
1C